El Ejército Rojo el 27 de Enero de 1945, liberó el campo de la muerte de Auschwitz

Liberaron el Campo de Exterminio de Auschwitz. Varios días antes ante el avance del Ejército Rojo, los criminales nazis ordenaron salir del campo a los internados que podían caminar, para esas esqueléticas sombras de lo que fueron personas, fue su “Marcha de la Muerte”, unos pocos se quedaron en los barracones sin comida ni agua.

Más de sesenta mil prisioneros fueron forzados a marchar hacia el oeste, para reubicarlos en otros campos de exterminio, de los que se calcula unos quince mil murieron en el camino. Una semana antes, en Auschwitz en ejecuciones bárbaras a machetazos, los nazis asesinaron a miles de internos.

Aquel 27 de Enero, las tropas soviéticas liberaron a unas 7.000 espectros que no podían moverse. Los infantes soviéticos emocionados no tenían medicinas, unos pocos alimentos que no bastaban para socorrer el hambre de los presos. Nada de lo que habían visto podía compararse con aquella hecatombe.

Los ojos de los liberados, de los que colgaban lo que antes eran mejillas, excitados porque iban a vivir, agradecidos, balbuceaban palabras sin sentido. Los periodistas soviéticos que acompañaban a la división de infantería, grabaron las montañas de cadáveres, hileras de tumbas recién tapadas, cámaras de gas, barracones inmundos donde se apiñaban los prisioneros…

Allí murieron cerca de un millón y medio de seres humanos. La mayoría judíos, pero también gitanos, comunistas, soldados soviéticos, homosexuales, resistentes antifascistas.

Los campos de concentración, fueron creados por los nazis nada más llegar al poder en 1933, y eran destinados a toda la población alemana que consideraban “seres inferiores a destruir” como los comunistas. Las condiciones de los trabajos forzados en todos esos campos construidos por toda la Alemania Hitleriana fueron infrahumanas. Cientos de miles de personas fueron encerradas, solamente el primer año

El 29 de julio de 1941, decidieron los jerarcas nazis ejecutar la llamada “solución final de la cuestión judía”, creando campos de exterminio masivo.

El Fascismo fue creado por el Capitalismo, como forma de destruir la lucha por la Emancipación de la Clase Obrera. Es pues la última forma para retener, por medio de la violencia, el poder las multinacionales. Y a él recurrirá, cuando no pueda por medios parlamentarios mantenerse.

El Ejército Rojo recorrió un camino de liberación desde su propia tierra hasta Berlín. Atrás quedó destruida la maquinaria de guerra del Reich, a pesar que dicha proeza sea silenciada por los historiadores occidentales. Pero los hechos son innegables, más que las palabras.

Hace 72 años la Unión Soviética barrió al Fascismo Alemán.

¡Contra el Fascismo, Unidad y Lucha de los Pueblos!

¡Viva el Ejercito Rojo y la Liberación de Auschwitz!

¡Recojamos las Enseñanzas del Centenario de la Revolución de Octubre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *