La unidad del movimiento obrero y el socialismo nos hace fuertes

El 1º de Mayo, el movimiento obrero se manifiesta por sus demandas pendientes, las más inmediatas y también las fundamentales. Entre unas y otras, hay una estrecha dependencia. Cuando hace ahora un siglo, la vanguardia del movimiento obrero internacional empezó a suprimir la explotación capitalista en la URSS y en el campo socialista, los trabajadores del resto del planeta pudimos hacer realidad nuestras reivindicaciones mínimas: jornada de 8 horas, derecho sindical y de huelga, descanso retribuido, seguros sociales frente a la vejez, la enfermedad, el paro forzoso, etc. Y, a la inversa, desde la derrota de la Unión Soviética, nuestras condiciones de trabajo y de vida se deterioran sin tregua, incluso habiendo crecimiento económico: desempleo masivo, precarización de los empleos, reducción de salarios, de pensiones, de servicios sociales, de derechos, etc.

El próximo 5 de mayo, se cumple el bicentenario de Carlos Marx, la personalidad que más ha ayudado a las masas obreras a desarrollar una conciencia, una organización y una dirección acorde con sus intereses reales, gracias a lo cual habíamos empezado a salir de la miseria y de la ignorancia. Para evitar hundirnos nuevamente en ellas, debemos regresar cuanto antes a la teoría del marxismo-leninismo, enriquecida con la experiencia práctica de la URSS y de otros países socialistas que ha sido difamada por los servidores de la clase capitalista. La Asociación de Amistad Hispano-Soviética dedica sus fuerzas precisamente a recuperar la memoria de lo que fue realmente aquella experiencia. Os animamos a colaborar con nosotros, por el bien de la clase obrera que, más temprano que tarde, necesitará volver a la lucha por el socialismo, la única que puede salvar a la humanidad y a su medio natural de un capitalismo que nos arrastra a la barbarie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *