El Regimiento Inmortal y el discurso de la victoria de Stalin

Discurso radiado de Stalin del 9 de Mayo de 1945.

¡Camaradas! ¡Hombres y mujeres compatriotas!

El gran día de la victoria sobre Alemania ha llegado. La Alemania fascista, puesta de rodillas por el Ejército Rojo y las tropas de nuestros aliados, ha reconocido su derrota y ha declarado la rendición incondicional.

El 7 de mayo se firmó el protocolo preliminar de rendición en la ciudad de Reims. El 8 de mayo, los representantes del Alto Mando alemán, en presencia de los representantes del Mando Supremo de las tropas aliadas y del Mando Supremo de las tropas soviéticas, firmaron en Berlín el acto final de rendición, cuya ejecución comenzó a las 24.00 horas.

Conscientes de los hábitos traidores de los cabecillas alemanes, que consideran los tratados y acuerdos como trozos de papel vacíos, no tenemos motivos para confiar en sus palabras. Sin embargo, esta mañana, en cumplimiento del acto de rendición, las tropas alemanas comenzaron a deponer las armas y a rendirse en masa a nuestras tropas. Esto ya no es un trozo de papel vacío. Esta es la rendición real de las fuerzas armadas alemanas. Es cierto que un grupo de tropas alemanas en la zona de Checoslovaquia todavía está evadiendo la rendición. Pero confío en que el Ejército Rojo podrá poner orden.

Ahora podemos afirmar con plena justificación que ha llegado el día histórico de la derrota final de Alemania, el día de la gran victoria de nuestro pueblo sobre el imperialismo alemán.

Los grandes sacrificios que hicimos en nombre de la libertad e independencia de nuestra Patria, las incalculables privaciones y sufrimientos experimentados por nuestro pueblo en el curso de la guerra, el intenso trabajo en la retaguardia y en el frente, colocado sobre el altar de la Patria, no han sido en vano, y han sido coronados por la victoria completa sobre el enemigo. La larga lucha de los pueblos eslavos por su existencia y su independencia ha terminado en victoria sobre los invasores alemanes y la tiranía alemana.

A partir de ahora, la gran bandera de la libertad de los pueblos y la paz entre los pueblos volará sobre Europa.

Hace tres años, Hitler declaró a todos que sus objetivos incluían el desmembramiento de la Unión Soviética y la arremetida contra el Cáucaso, Ucrania, Bielorrusia, las tierras bálticas y otras áreas. Declaró sin rodeos: “Destruiremos a Rusia para que nunca más pueda volver a levantarse”. Esto fue hace tres años. Sin embargo, las locas ideas de Hitler no estaban predestinadas a hacerse realidad: el progreso de la guerra las hizo volar por los aires. En realidad, ha sucedido directamente lo opuesto a los desvaríos de los hitlerianos. Alemania está completamente derrotada. Las tropas alemanas se están rindiendo. La Unión Soviética está celebrando la Victoria, aunque no tiene la intención de desmembrar ni destruir Alemania.

¡Camaradas! La Gran Guerra Patria ha terminado con nuestra victoria completa. El período de guerra en Europa ha terminado. El período de desarrollo pacífico ha comenzado.

¡Los felicito por la victoria, mis queridos hombres y mujeres compatriotas!

¡Gloria a nuestro heroico Ejército Rojo, que confirmó la independencia de nuestra Patria y obtuvo la victoria sobre el enemigo!

¡Gloria a nuestro gran pueblo, el pueblo victorioso!

¡Gloria eterna a los héroes que cayeron en la lucha contra el enemigo y dieron sus vidas por la libertad y la felicidad de nuestro pueblo!

(“Discursos de guerra de Stalin, etc.” p. 135)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *