El Socialismo hizo posible la victoria en la II Guerra Mundial

1.- Significado de la Guerra para el Imperialismo.

Tras la Revolución de Octubre, diversas naciones del antiguo imperio ruso se adhirieron al Socialismo. Pero todos los gobiernos capitalistas quisieron intervenir para invadir esos pueblos, apoyando militarmente a los dictadores y terratenientes en armas. Durante cinco años intentaron en sucesivos ataques económicos y de intervención controlar las sucesivas repúblicas de los Soviets. Al fracasar en todos los intentos, trataron de aislar la unión de esas república (la URSS), apoyando inclusive al fascismo emergente en diversas naciones (Italia, Alemania, Rumanía, Finlandia, Letonia, Estonia, Lituania, etc.).

Contra ella se firmaban todos los pactos con la Alemania nazi, para que su ideario antisocialista enfilase una intervención contra la URSS. Hechos que confirman esta estrategia, era el suministro continuo de motores, materias primas y petróleo norteamericano, los acuerdos para reconstruir la marina de guerra nazi con fondos ingleses, la permitida anexión del Sarre, de Renania, de Austria y la ocupación de Checoslovaquia, los acuerdos de Alemania con Rumanía y Bulgaria, etc.

 

Intento de un Golpe Militar en la URSS.

Un 10 % de los altos oficiales eran antiguos militares salidos del Ejército Zarista, inclusive se habían afiliado a los soviets y al Partido Bolchevique. En un ejército, donde los reclutas procedentes del campesinado aún no se habían desembarazado de los hábitos de querencia sobre la propiedad privada, chocaban entonces con la época de la colectivización de las granjas, del 1º Plan Quinquenal, de la acelerada industrialización por toda la Unión.

En 1934 José Stalin observa que: “El asesinato de Kirov fue la primera advertencia seria que demostraba que los enemigos del pueblo iban a entrar en el doble juego y que haciéndolo se camuflarían de bolcheviques, de miembros del Partido para ganarse la confianza y abrirse el acceso a nuestras organizaciones”. (enlace a. de internet) Los procesos contra zinovievistas, bujarinistas y trotskistas de los años 37 y 38, así como el desmantelamiento del golpe de Estado del Mariscal Tujachevski, fortaleció al partido y al proletariado soviético.

 

La URSS aislada

Tras el Pacto de Munich, el gobierno soviético tuvo la confirmación que tanto Gran Bretaña como Francia, apoyados por los EEUU, llegaban a cualquier componenda para no tener que volver a enfrentarse en los campos de batalla, llegando a dar facilidades a la Alemania Nazi para que invadiese la Unión Soviética. (2)

Por ello, el 23 de Agosto de 1939 firmó Moscú un pacto de no agresión con Berlín.

Durante el resto del año 1939-40 y 1941, en toda Europa y especialmente en los EEUU, se atacó al socialismo como alternativa social, especialmente por este pacto. En todos los países occidentales, la prensa y los gobiernos atacaban abiertamente a quienes  luchaban contra el ascenso del fascismo, contra los que apoyaban a la Unión Soviética, contra los comunistas de todo el mundo, apoyados por trotskistas y antisoviéticos.

 

2.- Estrategia nazi, estrategia soviética.

El 22 de Junio de 1941, el ejército agresor fascista atacó con 5,5 millones de soldados, 47.000 cañones, 4.300 tanques, y 5.000 aviones de combate.

Durante la ocupación, los criminales nazis exterminaron o martirizaron a más de seis millones de civiles y a más de cuatro millones de militares soviéticos prisioneros. Un millón de soviéticos fueron llevado a Alemania como esclavos de trabajo, volviendo después de terminada la guerra muy pocos de ellos.

Capítulo aparte los robos y saqueos agropecuarios estatales, cooperativos y particulares ascendieron al 30 % de la riqueza nacional. Y allí donde llegaron sus atroces destrucciones, quisieron aniquilar las riquezas culturales, la memoria de los pueblos eslavos, de sus museos, palacios, centros históricos y memoriales.

 

La Contrainformación del imperialismo.

Después de la terminación de la Segunda Guerra Mundial, el complejo industrial militar creado por los EEUU y el Reino Unido veía que la paz en Europa era muy negativa a sus intereses. El desmantelamiento de una gran parte de sus fábricas, la merma de sus ganancias, necesitaba de un enemigo para seguir exportando nuevas guerras, amedrantando a los pueblos que aspiraban a liberarse de las cadenas del imperialismo.

Y más aún, por la disposición de ese gobierno yanqui de imposición de la “pax americana” mediante la bomba atómica y el rearme de las fuerzas armadas de los EEUU.

Casi todas los medios de comunicación, agencias de noticias, editoriales se dedicaron con saña a atacar no solamente los hechos de la Gran Guerra Patria, sino que utilizando la propaganda nazi y revisionista tanto rusa como europea, atacar los logros del Socialismo, hasta hoy día.

 

Katyn, montaje nazi reasumido por el imperialismo.

Conocemos el interés que todos los Gorbachovs tenían en satanizar a Stalin. Su objetivo no era tanto Stalin como el socialismo. Al denigrar el socialismo, su propósito era el de restablecer el capitalismo y de disfrutar de unas vidas de lujo parasítico para ellos y sus lacayos en detrimento del sufrimiento colectivo de los pueblos soviéticos. Su cinismo equivale al de los nazis alemanes y no nos podemos sorprendernos al verles cantar con la misma cantinela. (apéndice b. internet).

Pero los diferentes exámenes soviéticos sobre el terreno en los años 40, y las últimas pruebas fidedignas sobre la autoría nazi de esta masacre, en los descubrimientos de los enterramientos de Vladimir Volinsky, han dejado con claridad meridiana este montaje y este interés antisoviético y antisocialista del imperialismo sobre Katyn (c. internet).

 

¿Cómo se fraguó la Victoria?

Artífices principales del Frente Militar fueron:

1) Guerra Total.

Cada palmo de terreno, ya en las fronteras soviéticas, fue defendido enconadamente por los guardafronteras.

 

La Gran Guerra Patria fue en donde se decidió la Segunda Guerra Mundial.  Allí, el Fascismo Alemán fue desecho, las pruebas a pesar de la propaganda imperialista son irrefutables.

En el transcurso de la Gran Guerra Patria fueron destruidas 607 Divisiones del Eje, o sea el 75 % de las tropas y material de guerra.

2) Guerra en la Retaguardia Nazi.

Los invasores no debían tener ningún territorio pacífico. A tal efecto, se crearon en Moscú destacamentos de combatientes que eran lanzados tras las líneas, fueron los llamados “paracaidistas rojos”, al principio fueron seleccionados de entre las mas expertas fuerzas, todos voluntarios, pues sabían que era muy posible que no volviesen.

Pasando los meses, más de un millón de campesinos, ancianos, niños, mujeres y exprisioneros se unieron a las Divisiones Guerrilleras.

Los hechos son contundentes: pusieron fuera de combate a millón y medio de fascistas entre soldados y oficiales, funcionarios, y empleados de las instituciones de ocupación. Volaron 20.000 trenes, 10.000 locomotoras y 12.000 puentes ferroviarios y de carretera, destruyeron 65.000 automóviles, averiaron más de 4.000 tanques y carros blindados, derribaron o inutilizaron en aeródromos 1.100 aviones.

3) La Inteligencia Soviética.

En los países donde se había instalado el terror nazi (Alemania, Italia y España), y posteriormente tras el comienzo de la guerra en todos los países ocupados, miles de antifascistas y comunistas laboraron con sus informaciones, una fantástica línea de defensiva de espionaje para defender la URSS, como el único puntal contra el fascismo. Agrupados en múltiples grupos, con sus emisoras, auxiliares de captación y exploración, realizaron un auténtico Frente Antifascista en todo el mundo.

Las batallas esenciales como Moscú, Stalingrado, Kursk, Dniepper, Varsovia y Berlín fueron victorias soviéticas, que además de las operaciones militares, llevaban adjuntas muy avanzadas informaciones sobre la táctica del enemigo, sus fuerzas, el despliegue de su armamento y las intenciones del Mando Alemán y de los Países del Eje, mucho antes de las acciones de guerra.

4) Los Ejércitos de Choque.

Una de las medidas fue resaltar y reforzar aquellas unidades que se destacaban en los combates, recibían el título de “Unidad de la Guardia”. Con esta distinción el Ejército Rojo tuvo unas fuerzas expertas en la lucha por la Defensa del Poder Soviético.

Eran la punta de lanza de los contraataques, de las ofensivas, y con su desarrollo en los frentes de batalla, se acortó extraordinariamente la guerra. Estos Ejércitos coordinados fueron letales para las fuerzas hitlerianas, pues estaban coordinados, Divisiones de fusileros, blindadas y de artillería, lanzadas de golpe, en vastos frentes arrollando a su  paso las más preparadas fuerzas nazis. Así ocurrió en las contraofensivas de Moscú, Stalingrado, Kursk, Korshun-Cherkassi, Leningrado y el Paso del Vístula.

5) Mejora continua del Armamentos terrestres y aéreos.

La artillería y los morteros fueron mejorados considerablemente. Especialmente por la invención de la artillería reactiva. El 21 de Junio de 1941 se decidió a empezar la fabricación en serie de los BM-13, los célebres Katiuskas.

Desde 1939 comenzó la producción de los carros pesados KV y un año más tarde los T-34.

En la aviación se desarrollaron desde 1939 hasta 1944 nuevos aviones ultrarrápidos diseñados por los ingenieros S. Lávochkin (La), A. Mikoyán (Mig) y A. Yakolev (Yak) que asombraron a las unidades enemigas por su versatilidad y mejores prestaciones que las de los nazis.

 

3.- La conciencia de la población soviética.

Y el pueblo soviético presentía el peligro. El Partido Comunista, llevando a cabo el rumbo trazado en el XVIIº Congreso, adaptó los planes para el auge de las industrias pesadas y aceleró las dedicadas a la Defensa. Solamente en 1940 se extrajeron 165,9 millones de toneladas de hulla, 31,1 millones de toneladas de petroleo, y se fundieron 18,3 millones de toneladas de acero.

Tras la agresión de las zonas ocupadas por los fascistas, fueron trasladadas al Este de la URSS, 2.500 grandes empresas industriales, y más de un millón de soviéticos.

Obreras y obreros con las armas en la mano, tanto en los frentes como en la retaguardia subordinaron sus intereses personales al logro de la victoria sobre el Fascismo. La mayor parte de los trabajadores más conscientes en la causa del Socialismo ingresaron en el Partido Comunista Bolchevique y el Komsomol Leninista.

 

El fondo de ayuda a la defensa.

Durante la guerra, el monto de los recursos del presupuesto nacional, empleado para fines militares, supuso 582.400 millones de rublos. Al mismo tiempo, para el Fondo de la Defensa los soviéticos donaron voluntariamente 118.000 millones de rublos. Tan fabulosa ayuda monetaria del pueblo no la conoció ningún ejército del mundo. Muchas decenas de miles de equipos militares fueron fabricados con el dinero entregado voluntariamente por los trabajadores.

 

Ni un paso atrás frente al fascismo.

Sus habitantes hicieron a muchas de sus ciudades heroínas, sus nombres se encuentran en el acervo de combate del proletariado mundial: Brest, Minsk, Murmansk, Smolensk, Moscú, Leningrado, Stalingrado, Odessa, Sebastópol, Kiev, Tula, Novorrosik, Kerch.

Los ancianos, mujeres y niños elevaron fortificaciones, produjeron armamento y tecnología en las fábricas, cosieron la ropa de los soldados, soportaron continuos bombardeos de artillería y aviación, las privaciones de todo tipo, la falta de calefacción y comida.

 

El Socialismo hizo posible la victoria en la Gran Guerra Patria.

La falacia de las “amenazas del comunismo” ha servido como propaganda por el imperialismo, para aupar el nazismo, incrementar la explotación de las colonias y restaurar los regímenes proimperialistas. Desde el fin de la guerra mundial, los estados imperialistas no han cesado de crear las condiciones de nuevas intervenciones contra los pueblos, destruir la Unión Soviética y desarrollar la carrera armamentística.

La historia ha demostrado que no es suficiente con prevenir las guerras con acuerdos de buena voluntad, sino el desarrollo de una nueva época de relaciones sociales, de sistema de integración entre los trabajadores del mundo, contra el imperialismo. Porque mientras este mantenga subordinados a los países y pueblos de la tierra, la miseria, la pobreza y las guerras es la única forma de mantenerse en el poder.

Las lecciones prácticas de la Segunda Guerra Mundial, demostraron que el Socialismo como Sistema Avanzado de la Humanidad tanto en lo político como en lo económico es más estable, productivo y con mayores esperanzas de futuro, desarrollado para y por la mayoría de la población, la clase obrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *