El complot de los médicos: una presentación realizada por Paul Cannon ante la Sociedad Stalin en Londres en diciembre de 2019

El “complot de los médicos” se refiere a las acusaciones formuladas contra un grupo de médicos que trabajaban en la Unión Soviética y fueron acusados ​​de proporcionar deliberadamente tratamientos inapropiados a líderes notables de la URSS. El complot se ha convertido en un tema popular de propaganda anticomunista por tres razones principales. En primer lugar, porque se acusó a los médicos de haber conspirado contra algunos de los líderes soviéticos más conocidos, incluidos Shcherbákov (Nota 1) y Zhdánov (Nota 2), que murieron a mediados o finales de la década de 1940. En segundo lugar, el caso contra los médicos, que fue incoado inmediatamente antes de la muerte de J. V. Stalin, se archivó casi inmediatamente después, apareciendo como uno de varios eventos tumultuosos alrededor de aquel momento. En tercer lugar, algunos de los acusados ​​eran judíos. Este aspecto resultante ha llevado a acusaciones salvajes de que Stalin era antisemita y, además, que la Unión Soviética era antisemita.

 

Aún queda mucho dinero para denigrar a Stalin

En los últimos años, eruditos burgueses violentamente anticomunistas como Vladimir P Naumov han publicado libros terroríficos que buscan vincular el comunismo soviético, y Stalin en particular, con el antisemitismo. El último crimen de Stalin (un título partidista donde los haya) pretende utilizar archivos soviéticos nunca antes vistos para llegar a sus conclusiones sesgadas. Su autor, Naumov, difícilmente puede ser considerado un juez objetivo. Este hombre, que tuvo la suerte de tener acceso a tantos archivos “inexplorados”, fue nombrado bajo la dirección del criminal y traidor al Estado, Mijaíl Gorbachov, para el cargo de Secretario Ejecutivo de la Comisión Presidencial para la Rehabilitación de las Personas Reprimidas (Nota 3). Son hombres así los que han escrito los libros más recientes publicados en esta campo. Éste es un individuo encargado de, y pagado para, “encontrar” a personas condenadas por actividades antisoviéticas para rehabilitarlas. Obviamente, su mandato no se extiende a la rehabilitación de los marxistas-leninistas que fueron brutalmente eliminados a manos de Jruschov.

Naumov tiene excelentes vínculos con los Estados Unidos. Es coautor de otro libro igualmente tendencioso con un título igualmente inflamatorio que compara las acciones tomadas por el PCUS (b) exclusivamente contra la dirección del Comité Judío Antifascista como un “pogrom” y una “inquisición”. Ha sido ayudado en esto por Joshua Rubenstein, quien en su juventud en la década de 1970 viajó a Rusia, donde ayudó a pasar de contrabando literatura antisoviética a Occidente antes de trabajar durante 37 años en Amnistía Internacional. En su página web personal, Rubenstein habla sobre un “pogrom” más reciente, el ejecutado contra los árabes palestinos en la Palestina ocupada, en términos relativamente suaves, diciendo que “se podría haber hecho más” para evitar matar a 1.300 palestinos, pero que “Israel tiene todo el derecho de defenderse”(Nota 4), aunque claramente piensa que un estado comunista no tiene ningún derecho de defenderse contra los anticomunistas hostiles y asesinos, ¡sobre todo si son judíos!

 

Bill Bland

Bill Bland ofreció una presentación muy interesante y bien investigada sobre el Complot de los Doctores ante la Sociedad Stalin en 1991. Aquí, he utilizado algunas de estas investigaciones, aunque no he apoyado todas las conclusiones y deducciones del camarada Bill. Los camaradas que deseen volver a consultar la intervención del camarada Bill quizás estén interesados ​​en saber que se ha transcrito en internet y está disponible en el sitio web conocido como el “espresso Stalinist”. En nuestros archivos existe una grabación en cinta de la presentación de Bill Bland y se espera que a su debido tiempo los camaradas del CPGB-ML la pongan a disposición en línea.

 

Lucha de clases en la URSS después de la Segunda Guerra Mundial

Varios eventos después de la victoria de la Unión Soviética en la Gran Guerra Patria ponen en evidencia que la lucha de clases en la URSS se intensificó enormemente. En general, la lucha se libró entre una línea revolucionaria proletaria y una desviación de derecha. Las fuerzas que participaron en esta lucha también variaron, y el conflicto tomó muchas formas, siendo la más clara y violenta la participación de los militares en la eliminación de los líderes marxistas-leninistas en los principales cargos del gobierno. Los eruditos burgueses han rastreado desde entonces varias ramas de esta lucha en un intento por comprenderla, pero sin comprender su base de clase. Por lo tanto, la historiografía burguesa nos deja con media docena de ‘luchas de poder’, todas relacionadas con los individuos e ignorando la lucha de clases, es decir, las diferencias políticas muy reales que surgieron entre los participantes reflejando intereses de clase muy reales. Numerosos libros describen la lucha entre el aparato de seguridad y el Partido, entre los militares y el poder político, entre El estado y el Partido, entre Malenkov y Zhdánov, entre Beria y Jruschov, e incluso entre Moscú y Leningrado. Todos estos tienen alguna base real: hay razones por las cuales Leningrado fue el escenario del horrible asesinato de Kirov y fue la ciudad desde la cual los propagandistas del PCUS (b) apoyaron la literatura antisoviética de Akhmatova y Zoschenko. Leningrado había sido, después de todo, el hogar de los zinovievistas.

Después de que Jruschov llegara al poder, los objetivos de esta lucha se volvieron más claros a la vista de todos y son relatados en el libro de H. Brar, Perestroika, el colapso completo del revisionismo. El internacionalismo proletario dejó de ser el único principio rector de la política exterior de la URSS, y la tesis de Lenin sobre la coexistencia pacífica con el capitalismo fue distorsionada por Jruschov para significar la rendición al capitalismo, mientras que el fortalecimiento de las fuerzas del mercado en economía se emprendió subrepticiamente, siendo finalmente completado durante la Perestroika y la Glasnost, liquidando el primer estado proletario del mundo. Los exponentes ideológicos de estas fuerzas existieron durante la vida de J. V. Stalin, quien dedicó toda su vida a derrotarlas, siempre desde el punto de vista proletario revolucionario marxista-leninista correcto.

Después de la Segunda Guerra Mundial, se libró una lucha ideológica pública y feroz en biología, filosofía, música, literatura y arte; de ​​hecho, en diversos grados, se apoderó de muchas otras ramas de la vida social. Andrei Zhdánov y Joseph Stalin han hecho poderosas contribuciones al marxismo-leninismo en este período, entre los que destacan los discursos de Zhdánov sobre la situación internacional pronunciado ante el Cominform, su discurso en la reunión de trabajadores filosóficos y sus ataques contra escritores burgueses y sus partidarios en el partido Comunista. En el campo de la economía, el revisionismo que aborda J. V. Stalin en sus Problemas económicos del socialismo en la URSS había sido promovido por economistas dirigidos por Voznesensky y condujo al “Caso Leningrado” (una purga de importantes funcionarios que abrazaban el ‘socialismo de mercado’ y estaban decididos a introducir “reformas” para sustituir la economía existente de planificación centralizada por una economía de mercado). Las últimas dos contribuciones públicas en la lucha emprendida por el marxismo-leninismo en la URSS conocidas por el que escribe son las realizadas por Stalin en los Problemas de la lingüística y los Problemas económicos del socialismo en la URSS, publicados para coincidir con el XIX Congreso del Partido en 1952.

Esta lucha contra las ideas y fuerzas contrarrevolucionarias también se expresó dentro de los órganos del poder estatal. El “Caso Leningrado”, el Caso Mingrelian (una purga de los nacionalistas georgianos que se presentaban como “comunistas”) y el Complot de los médicos son parte de esta lucha.

 

El complot de los médicos

Poco tiempo antes de la muerte de Andrei Zhdánov, una doctora del Kremlin, Lydia Timashuk, le escribió a Stalin. En su carta, expresó su opinión de que los médicos habían diagnosticado incorrectamente a Zhdánov y le habían dado un tratamiento equivocado. Andrei Zhdánov murió en un sanatorio ruso en agosto de 1948 de un ataque al corazón.

La carta de la Dra. Timashuk llegó al aparato de seguridad soviético que comenzó una investigación. Esta investigación se convirtió en lo que se conoce como el complot de los médicos. Desde el principio, el curso, la dirección y el resultado de esta investigación estuvieron ligados a la lucha ideológica que se desata en el aparato de seguridad soviético y el Partido Comunista. La investigación fue manejada por marxistas-leninistas y revisionistas, numerosas personas fueron arrestadas y castigadas en relación con su papel en el complot. La historia de este asunto disponible para el público occidental de habla inglesa es en gran parte la “historia” inventada por Robert Conquest y algunos “historiadores” menores pero igualmente anticomunistas. Un libro de uno de los médicos que sobrevivieron, Y. Rapoport, traducido al inglés y publicado en el momento del colapso de la URSS, se agregó al arsenal nocivo. En ninguna parte se reconoce la necesidad de leer el relato de los marxistas-leninistas, ya que fueron ellos quienes fueron las víctimas: fusilados, ejecutados y encarcelados como resultado de la lucha general que se desencadenó en aquellos años y que rodeó la Conspiración de los Doctores. Solo ha sido en los últimos tiempos cuando los historiadores rusos han sido capaces de volver a examinar este período de la historia soviética (Nota 5).

 

Seguridad soviética

Los diversos nombres del aparato de seguridad soviético evocan imágenes y sentimientos muy definidos en los occidentales. Chekista, OGPU, NKVD, KGB son algunos de los acrónimos que los estudiantes de historia de nivel A [para el acceso a la universidad] entienden que significan policía secreta, tortura, muerte. Pero los servicios de seguridad soviéticos eran mucho más diversos en su trabajo de lo que sugieren tales estereotipos, y la organización del servicio estaba cambiando y evolucionando constantemente a medida que la vida presentaba nuevos desafíos para el estado soviético.

A los fines de esta investigación, es instructivo observar los cambios en el Comisariado del Pueblo de Asuntos Internos (NKVD) después de la Segunda Guerra Mundial. Bill Bland creía que los diversos cambios eran perjudiciales para el estado socialista.

 

Antes de la Segunda Guerra Mundial

El Comisariado del Pueblo de Asuntos Internos (NKVD) se estableció a principios de la década de 1930. Era una gran organización con muchos departamentos que no se limitaba a combatir el crimen, sino que también dirigía el sistema penitenciario soviético, gestionaba grandes obras de construcción de importancia nacional, vigilaba las fronteras soviéticas y estaba a cargo de la inteligencia extranjera. El NKVD en aquellos tiempos incluía una Dirección Principal de Seguridad del Estado (GUGB) y era el GUGB el responsable de combatir el espionaje, la contrarrevolución, el sabotaje, etc. Hubo contrarrevolucionarios que operaron dentro del NKVD: Yagoda y Yezhov, los más prominentes, finalmente fueron reemplazados por el marxista-leninista georgiano, Lavrenty Beria, a quien la historia burguesa recuerda con veneno, aunque hay que decir que un número cada vez más destacado de historiadores rusos ahora lo aprecian como un gran arquitecto de la Rusia moderna y un hombre que ha sido tratado injustamente por la historia.

 

La segunda Guerra Mundial

En 1941, el NKVD (encabezado por Beria) se dividió en dos. Fue creado el Comisariado del Pueblo de Asuntos Internos de la URSS (bajo Beria), junto con el Comisariado del Pueblo de Seguridad del Estado de la URSS (NKGB) (bajo Vsevelod Merkulov, un marxista-leninista). En el transcurso de los siguientes meses hubo una reorganización continua de responsabilidades y departamentos: cada rama de los órganos de seguridad tenía múltiples sub-ramas para todo, desde transporte, economía y política hasta fuerzas fronterizas, carreteras y una milicia de trabajadores y campesinos. A finales de año, las dos partes se reunieron una vez más como Comisariado del Pueblo de Asuntos Internos, dirigido por Beria con Merkulov su adjunto.

En 1943, un decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS dio lugar a la transferencia de contrainteligencia militar al Comisariado Popular de Defensa y al establecimiento de una serie de operaciones de contrainteligencia conocidas colectivamente como SMERSH. A la cabeza del SMERSH estaba el legendario agente de inteligencia soviético Viktor Abakumov.

En opinión del camarada Bill Bland, Abakumov, Merkulov y Beria eran marxistas-leninistas acérrimos. Su servicio antes, durante y después de la guerra, y su trato a manos de Jruschov, sugerirían que esta es una opinión correcta.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial

Al concluir la guerra, se hicieron varios cambios importantes para reorganizar el aparato de seguridad. Bill Bland opinaba que esta reorganización debilitaba el aparato de seguridad soviético. Los cambios fueron que:

  • El SMERSH fue abolido;
  • El NKVD se convirtió en el Ministerio del Interior (MVD) encabezado por Serguei Kruglov, a quien Bill Bland se refiere como un revisionista oculto;
  • Se formó un Ministerio de Seguridad del Estado (MGB) encabezado por Viktor Abakumov, mientras que Lavrenty Beria encabezó el Comité Especial de alto secreto sobre el Uso de la Energía Atómica y trabajó públicamente en la Oficina de Operaciones de la URSS, responsable de las empresas industriales y del transporte en el período de reconstrucción.

Es interesante observar que, además de estas medidas, un decreto aprobado en 1945 recertificó los rangos especiales de seguridad de los agentes de seguridad a los rangos militares equivalentes. De esta manera, Lavrenty Beria se convirtió en Mariscal de la Unión Soviética, a la par de Gueorgi Zhúkov (Nota 6). En Pravda, el 11 de julio de 1945, se dio importancia a la concesión de estos nuevos rangos a Beria y a cientos de otros trabajadores de la seguridad. Beria y Merkulov aparecieron en la portada, junto con un anuncio de la medida y mensajes de J. V. Stalin.

No he podido leer el Decreto de julio en su totalidad, pero es evidente que un aspecto de la medida fue elevar el estatus de los trabajadores de MVD y colocarlos al menos a la par con aquellos militares cuya popularidad al final de la Gran Guerra Patria era tan inmensa. Cualquier estudioso de la historia entiende bien las razones de esto y los socialistas deberían estudiarlo cuidadosamente: el control estatal sobre las fuerzas armadas sigue siendo un factor decisivo para la supervivencia de la revolución bolivariana en Venezuela y fue un aspecto crucial en el golpe contrarrevolucionario contra Evo Morales en Bolivia que todos acabamos de presenciar.

Una orden secreta publicada después del colapso de la URSS alega que un complot contrarrevolucionario en el ejército fue descubierto y atajado rápidamente por el NKVD en 1946.

“La orden número 009 del 9 de junio de 1946, firmada por Stalin, documentó acusaciones contra Zhúkov por ‘falta de modestia’, ‘ambición personal desmesurada’ y ‘atribución a sí mismo del único papel en la implementación de todas las principales operaciones de guerra, incluidas aquéllas en que él no jugó ningún papel en absoluto’. Zhúkov fue degradado a comandante del distrito militar de Odessa. La orden también declaraba que ‘el mariscal Zhúkov, sintiéndose amargado, decidió agrupar a su alrededor a comandantes fracasados ​​y descontentos que habían sido relevados de sus cargos, poniéndose así en oposición al gobierno y al Alto Mando… Zhúkov se arrepintió de haber otorgado un Orden de la Estrella Roja a la famosa cantante Ruslanova … solo el Soviet Supremo podría otorgar tal medalla” (Sudoplatov, P y A, Tareas especiales , Little Brown & Co., Nueva York, 1994, pp. 311-312). El archivo del KGB sobre Zhúkov aparentemente se llamaba Gordetz, que significa ‘Hombre arrogante’.

 

Purgas en el aparato de seguridad – Abakumov

En 1951, Viktor Abakumov fue destituido como Ministro de Seguridad del Estado y reemplazado por Semyon Ignatiev, un aliado de Nikita Jruschov.

Abakumov fue acusado por los revisionistas de no haber podido detectar a los enemigos en Leningrado durante el ‘Asunto de Leningrado’. Es revelador que, después de la muerte de Stalin, Jruschov se encargara de que Abakumov fuera fusilado. Fue ejecutado no por los “delitos” por los que había sido arrestado, sino por lo opuesto a ellos. Parece bastante increíble ahora que fuera arrestado por falta de vigilancia en la investigación del asunto de Leningrado, y fusilado por inventarse el caso. Es probable que las verdaderas motivaciones de aquellos que habían destituido a Abakumov de su puesto y arrestado fueran ante todo que temían que descubriera su complot, tal como había descubierto un complot similar en Leningrado. Los conspiradores de la década de 1930 habían intensificado rutinariamente las represiones para avivar las tensiones y provocar el caos. El papel de Yezhov en esto ha sido bien documentado en el libro de Grover Furr Yezhov vs Stalin , y sin duda las acusaciones de que Abakumov había descuidado la vigilancia fueron completamente fabricadas por los traidores del Ministerio.

 

Purgas georgianas

Aproximadamente al mismo tiempo que arrestaron a Viktor Abakumov, varios de los principales marxistas-leninistas georgianos fueron detenidos. El Segundo Secretario del CC del Partido Comunista de Georgia, Mijaíl Baramiya, fue arrestado junto con el Ministro de Justicia, Akvsenti Rapava, y el Fiscal, B. Ya. Shoniya fueron acusados ​​de malversación de fondos.

Bajo la dirección de Ignatiev como Ministro de Seguridad del Estado, en abril de 1952, el Primer Secretario Kandida Charkviani y los Segundos Secretarios del Partido Comunista de Georgia, Rostom Shaduri y Mijaíl Baramiya, fueron destituidos. Durante el transcurso de 1952, los cargos contra muchos de éstos se convirtieron en acusaciones de nacionalismo burgués.

En noviembre de 1951 comenzó la remoción generalizada de los principales marxistas-leninistas en Georgia, acusándolos de los delitos de ‘malversación, robo de automóviles y otros similares’. La noticia se filtró a los diplomáticos occidentales en febrero de 1952 (Nota 7):

“Una ola importante de malversación de fondos, robos de automóviles y delitos similares en la Georgia soviética ha dado como resultado una purga generalizada de altos funcionarios del Partido Comunista y del gobierno en esa región, informan fuentes diplomáticas … Las destituciones comenzaron en noviembre pasado. Los dos funcionarios más importantes purgados fueron Mijaíl Baramiya y Rostom Shaduri, secretarios del Comité Central del Partido Comunista de Georgia “(Harry Schwartz,”La ola del crimen golpea el antiguo hogar de Stalin”, New York Times , 6 de febrero de 1952).

Kandida Charkviani. . . ha sido relevado, y un nuevo líder, Akaki Mgeladze, ex secretario del importante comité del partido regional de Abjasia, ha sido instalado en su lugar “(‘Pravda toma medidas enérgicas contra el partido en Georgia’, New York Times ‘, 8 de junio de 1952).

Mgeladze llevó adelante a gran escala el proceso de destitución de los marxistas-leninistas de los puestos de responsabilidad en el Partido Georgiano:

“Mgeladze se puso a trabajar para purgar al Partido y al aparato gubernamental de arriba a abajo. En seis meses, reemplazó a la mitad de los miembros del Comité Central del Partido Comunista de Georgia que habían sido reeelegidos en las elecciones de 1949, y provocó una agitación completa en la jerarquía administrativa de la República … Varios altos funcionarios destituidos por Mgeladze, en particular Valerian Bakradze, vicepresidente del Consejo de Ministros de Georgia, habían sido nombrados personalmente por Beria” (D. M. Lang, Una historia moderna de la Georgia soviética, Grove Press Inc., Nueva York, 1962, p. 261).

 

La investigación sobre el complot de los médicos continúa

A pesar de la destitución y arresto de Abakumov, la intervención de la secretaría personal de Stalin aseguró que la investigación sobre el “Complot de los Doctores” continuara. Bill Bland utiliza fuentes desde Isaac Deutscher hasta Rapoport para demostrar el progreso del caso:

“… Ignatiev, el Ministro de Seguridad del Estado, era un ejecutor renuente de las órdenes “, (I.Deutscher, Stalin: A Political Biography , Oxford University Press; 1968; p. 605).

Ignatiev, por lo tanto, se mantuvo al margen de la investigación sobre el ‘complot de los médicos’, dejando que lo instruyera su adjunto, el marxista-leninista Ryumin:

“Ryumin supervisó personalmente la investigación [en el ‘Complot de los doctores’]”, (Y. Rapoport, El complot de los doctores: El último crimen de Stalin , Cuarto estado, Londres, 1991, p.100).

Ryumin había dirigido anteriormente la Sección de Seguridad del Estado de la secretaría personal de Stalin:

“Ryumin, antes de ser nombrado para el cargo de Viceministro de Seguridad del Estado … había encabezado la sección de seguridad del estado en la secretaría personal de Stalin ” (B. Nicolaevsky, Poder y la élite soviética , Praeger, Nueva York, 1965).

Como resultado de los hallazgos de esta investigación,… en el verano de 1952, muchos … médicos que habían trabajado en el Hospital del Kremlin durante muchos años y tratado a muchos estadistas fueron despedidos sumariamente. Entre ellos, estaban Miron Vovsi y Vladimir Vinogradov. El ex jefe del Hospital del Kremlin, Aleksey Busalov, Mijaíl Yegorov … y Sophia Karpai fueron arrestados” (Y. Rapoport, op. Cit ., p. 72).

El 13 de enero de 1953, Pravda publicó el informe sobre el arresto de “… un grupo terrorista de médicos que se propunía acortar la vida de figuras públicas activas de la Unión Soviética a través de un tratamiento médico de sabotaje…

“Los participantes en este grupo terrorista, aprovechando su posición como médicos y abusando de la confianza de los pacientes, con intenciones deliberadamente malvadas… hicieron diagnósticos incorrectos… y luego los condenaron a un tratamiento incorrecto” (Current Digest of the Soviet Press , Volumen 4, 31, 31 de enero de 1953, p. 3).

Nueve médicos fueron nombrados como ‘participantes en este grupo terrorista’, a saber:

“Profesor M. S. Vovsi, terapeuta;

“Profesor V. I. Vinogradov, terapeuta;

“Profesor M. B. Kogan, terapeuta;

“Profesor B. B. Kogan, terapeuta;

“Profesor P. I. Yegorov, terapeuta;

“Profesor A. I. Feldman, otorrinolaringólogo;

“Profesor Ya. G. Etinger, terapeuta;

“Profesor Grinshtein, neuropatólogo;

“G. I. Maiorov, terapeuta “. ( Pravda , 13 de enero de 1953, en: ibíd., p. 3).

Los médicos fueron acusados ​​de haber asesinado de esta manera a Andréi Zhdánov y Aleksandr Scherbakov, y de intentar asesinar a los mariscales Aleksandr Vasilevsky, Leonid Covorov e Ivan Konev, junto con el general Serguéi Shtemenko y el almirante Cordey Iavchenko.

“Se alegó que

“… la mayoría de los participantes en el grupo terrorista (M. S. Vovsi, B. B. Kogan, A. I. Feldman, A. M. Grinshtein, Ya. H. Yetinger y otros) estaban conectados con la organización internacional de nacionalistas burgueses judíos ‘JOINT’, establecida por la inteligencia estadounidense con el propósito de proporcionar ayuda material a los judíos en otros países. De hecho, esta organización, bajo la dirección de la inteligencia estadounidense, lleva a cabo un extenso trabajo de espionaje, terrorismo y otros trabajos subversivos en muchos países, incluida la Unión Soviética… El arrestado Vovsi dijo a los investigadores que había recIbído órdenes de ‘eliminar a los principales cuadros de la URSS’, procedentes de los EE. UU. a través de la organización ‘JOINT’, un médico de Moscú, Shimeliovich, y el conocido nacionalista burgués judío Mijoels.

“Otros participantes en el grupo terrorista (V. N. Vinogradov, M. B. Kogan, P. I. Yegorov) demostraron ser viejos agentes de la inteligencia británica ” (Pravda , 13 de enero de 1953, en Current Digest of the Soviet Press , Volumen 4, No. 51 , 3 de enero de 1953, p. 3).

El nombre completo de ‘JOINT’ era ‘Comité de Distribución Conjunta Judía Americana’, fundado en los Estados Unidos en noviembre de 1914 por la fusión de tres comités, aparentemente como una organización benéfica internacional para la asistencia de judíos en todo el mundo. JOINT todavía existe hasta el día de hoy, y su sitio web registra que sus operaciones en la URSS estaban restringidas en la época de Stalin y no se reanudaron nuevamente hasta después del colapso de la Unión Soviética.

Un editorial en Pravda el 13 de enero de 1953 recordó a los lectores que en la década de 1930 un grupo de médicos involucrados en una conspiración revisionista oculta había admitido en su juicio público haber asesinado a varios dirigentes marxistas-leninistas soviéticos al administrarles un tratamiento médico deliberadamente incorrecto:

En su discurso secreto ante el XX Congreso del PCUS en febrero de 1956, Jruschov admitió que:

Poco después de que los médicos fueran arrestados, los miembros del Buró Político recibimos protocolos con las confesiones de culpabilidad de los médicos” (‘Discurso secreto al XX Congreso del PCUS’, La Campaña Anti-Stalin y el comunismo internacional: una selección de documentos , Columbia Universidad, Nueva York; 1956, p. 64).

 

La liquidación de la guardia y de la secretaría de Stalin

La secretaría personal de Stalin estaba encabezada por el marxista-leninista Aleksandr Poskrebyshev. Poskrebyshev había estado con Stalin desde la época de la guerra civil. Otro compañero cercano de Stalin era el teniente general Nikolái Vlasik, quien dirigía su seguridad. Ambos hombres fueron destituidos de sus cargos en el momento en que Abakumov y el grupo georgiano fueron purgados.

Nikita Jruschov cuenta cómo orquestó la ‘caída en desgracia’ de Poskrebyshev. Describe cómo, durante el invierno de 1952-53, era sospechoso de filtrar documentos secretos, y cómo logró desviar la culpa de sí mismo de tal manera que recayera sobre Poskrebyshev. Los historiadores rusos han dicho que los documentos que se filtraron eran algunos de los contenidos de Los problemas económicos del socialismo de Stalin en la URSS .

Stalin… se quejó de que se filtraban documentos secretos a través de nuestras secretarías… Stalin venía directamente a por mí: ‘¡Eres tú, Jruschov! ¡La fuga es a través de tu secretaría!…

“Yo … logré esquivar el golpe, pero Stalin no dejó que el asunto descansaraDespués de haber convencido a Stalin de que la filtración no había pasado por mi secretaría, llegó a la conclusión de que la filtración debía haber sido a través de Poskrebyshev… Poskrebyshev había trabajado para Stalin durante muchos años...

Stalin destituyó a Poskrebyshev de su puesto y promocionó a alguien en su lugar” (N. S. Kruschev , Recuerdos Kruschev , Little Brown, Londres, 1971, p. 274).

La hija de Stalin, Svetlana Alliluyeva, cuenta la misma historia: “Poco antes de que mi padre muriera, incluso algunos de sus íntimos fueron deshonrados: el perenne Vlasik fue enviado a prisión en el invierno de 1952 y el secretario personal de mi padre, Poskrebyshev, que había estado con él durante veinte años, fue destituido”( Veinte cartas a un amigo , Harper Collins, Londres, 1967, p. 216).

 

La muerte de Stalin (1953)

En el momento de la muerte de Stalin, el caso contra los médicos aún estaba abierto. El 3 de marzo de 1953, una declaración conjunta del Comité Central del PCUS y del Consejo de Ministros de la URSS anunció que “… durante la noche del 1 al 2 de marzo, el camarada Stalin, mientras estaba en su departamento de Moscú, sufrió una hemorragia cerebral que afectó partes vitales de su cerebro. El camarada Stalin perdió el conocimiento.

“Se desarrolló una parálisis del brazo y la pierna derechos. Se produjo una pérdida del habla. Se produjeron alteraciones graves en el funcionamiento del corazón y la respiración.

“Se ha llamado al mejor personal médico para tratar al camarada Stalin” (Declaración del Gobierno, 3 de marzo de 1953, en Pravda e Izvestia , 4 de marzo de 1953, en Current Digest of the Soviet Press, Volumen 4, p. 4).

Existen amplios rumores y sospechas en torno a la muerte de Stalin que ocurrió el 5 de marzo. La hija de Stalin, Svetlana, alegó que se decía que su hermano Vasily había sido encarcelado por quejarse de que Stalin había sido asesinado.

Fue arrestado el 18 de abril de 1953… Un colegio militar lo condenó a ocho años de cárcel. Murió el 19 de marzo de 1962” (op . cit ., pp. 222-224, 228).

Sin prestar mucha atención a estos rumores e historias, cuya veracidad es difícil de establecer, podemos observar la continuación de la feroz lucha que, de ahí en adelante, entra en un período más serio y violento. El encarcelamiento, la liberación, el nuevo encarcelamiento y la ejecución parecen ser la tónica de este período. Al igual que en el Caso de los Doctores, nunca se sabrá con certeza qué ocurrió y qué no ocurrió exactamente.

 

Los revisionistas arremeten contra Beria

La mayoría de los relatos de primera mano de esta época se basan en las memorias de Jruschov, que pasó de contrabando a Occidente durante su retiro forzado. El testimonio de Molotov dado a través de Chúiev es de segunda mano y, aunque deben haber aceptado las maquinaciones de Jruschov, tanto Budyonny como Voroshilov escribieron memorias alabando a Stalin. Las memorias de Pavel Sudoplatov son interesantes a pesar de la naturaleza controvertida de algunas de sus afirmaciones, ya que es un colega de Beria y Stalin que sobrevivió a ambos, y que trabajó en los niveles más altos del servicio de inteligencia.

Jruschov registra una discusión con Nikolay Bulganin en el momento de la enfermedad de Stalin de la siguiente manera:

“‘Stalin no va a salir adelante… ¿Sabes qué puesto asumirá Beria para sí?’

” ‘¿Cúal?’

“’Intentará hacerse Ministro de Seguridad del Estado. Pase lo que pase, no podemos dejar que haga esto. Si se convierte en Ministro de Seguridad del Estado, será el principio del fin para nosotros’.

“Bulganin dijo que estaba de acuerdo conmigo” (N.S. Jruschov, op.cit. , p. 319).

El 7 de marzo, se convocó una reunión conjunta de emergencia del Comité Central del Partido Comunista, el Consejo de Ministros y el Soviet Supremo de la URSS.

Beria propuso inmediatamente a Malenkov como Presidente del Consejo de Ministros … Inmediatamente, Malenkov propuso que Beria fuera nombrado vicepresidente. También propuso la fusión de los Ministerios de Seguridad del Estado y Asuntos Internos en un solo Ministerio del Interior, con Beria como Ministro… Me quedé callado… Bulganin también guardó silencio. Pude ver cuál era la actitud de los demás. Si Bulganin y yo nos hubiéramos opuesto…, habríamos sido acusados ​​de comenzar una lucha en el Partido antes de que el cadáver estuviera frío” ( Ibíd ., p. 324).

 

Los Doctores continuaron … (1953)

Según Bill Bland, “después de la muerte de Stalin, la tarea más urgente e inmediata que asumieron los conspiradores revisionistas fue exculpar a los médicos, no, por supuesto, porque fueran inocentes sino, por el contrario, porque eran culpables y porque además la investigación del caso bien podría conducir al descubrimiento de los líderes de la conspiración “.

El 3 de abril de 1953, la prensa soviética emitió un comunicado en nombre del Ministerio del Interior de la URSS que anunciaba la exculpación y el fin de la custodia de los médicos arrestados.

El Ministerio del Interior de la URSS ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de todos los datos de la investigación preliminar y otros materiales en el caso del grupo de médicos acusados ​​de sabotaje, espionaje y actos terroristas contra líderes activos del estado soviético.

“La verificación ha establecido que los acusados ​​en este caso… fueron arrestados por el antiguo Ministerio de Seguridad del Estado de manera incorrecta y sin ninguna base legal…

“Los… acusados ​​en este caso han sido completamente exonerados de las imputaciones en su contra … y han sido liberados de prisión” (Comunicado del Ministerio del Interior de la URSS, en Pravda e Izvestia , 3 de abril de 1953, en Current Digest of the Soviet Press , Volumen 5, No. 10 (18 de abril de 1953), p. 3).

Según Bill Bland, Beria liberó a los Doctores como parte de una revisión más amplia y general de una serie de otras decisiones que incluían el arresto y la purga de marxistas-leninistas. Esto parece sensato para este escritor. También está la afirmación del camarada Bill Bland de que esta situación era un truco, una ‘finta’ le jugaron a Beria para liberar a un grupo de revisionistas que habían sido reprimidos con toda razón. Era la única forma de deshacer las purgas injustas que se habían dirigido contra los marxistas-leninistas. Aunque puede haber algo de verdad no despreciable en esto, es imposible de verificar. Lo que está claro a partir de los hechos es que Beria devolvió a sus puestos a varios antiguos dirigentes comunistas georgianos que y, al mismo tiempo, fueron perdonados cientos de miles de otros prisioneros. Una serie de casos de alto perfil, como la investigación del complot de los médicos, fueron denunciados oficialmente. Sin embargo, las fuentes sugieren que, mientras públicamente se habían terminado los casos, en secreto, los marxistas-leninistas estaban preparando un contraataque contra los conspiradores que se habían visto obligados a liberar.

El 14 de abril de 1953, el Comité Central de Georgia destituyó a Akaki Mgeladze como Primer Secretario, y Mgeladze admitió que los cargos de “desviación nacionalista” que había formulado contra los antiguos líderes marxistas-leninistas habían sido inventados:

Beria ahora se movió con rapidez… El 14 de abril de 1953 se celebró una sesión plenaria del Partido Comunista de Georgia, que destituyó al Secretariado del Partido encabezado por A. L. Mgeladze y estableció una nueva con un funcionario llamado Mirtskhulava al frente. El antiguo protegido de Beria, Valerian Bakradze, a quien Mgeladze había despedido de la oficina del gobierno, ahora se convirtió en Primer Ministro de la República de Georgia. Varios destacados partidarios de Beria a quienes Mgeladze y su facción habían encarcelado fueron liberados y se les dieron carteras en la administración de Bakradze. El primer secretario derrocado, Mgeladze, hizo una confesión abyecta, declarando que los cargos de desviación nacionalista que había presentado contra los bolcheviques georgianos de alto rango se basaban en pruebas falsas… N Rukhadze, Ministro de Seguridad del Estado de Georgia, que había ayudado e instigado a Mgeladze, fue encarcelado” (D. M. Lang, op. cit. , p. 263).

El 15 de abril:

“… el Primer Ministro de la República Soviética de Georgia (M. Valerian Bakradze) anunció… que el Ministro de Seguridad del Estado de Georgia (M. Rukhadze) y dos ex secretarios generales del Partido Comunista de Georgia (M. M. Mgeladze y Charkviani) habían sido destituidos de sus cargos, arrestados y serían “severamente castigados” por fabricar cargos “inventados” contra ex miembros destacados del Gobierno de Georgia y del Partido Comunista… Al mismo tiempo, anunció que tres ex Ministros que habían sido destituidos a instancia de Rukhadze serían reintegrados de inmediato a sus antiguos cargos; que los Ministerios de Seguridad Interna y Seguridad del Estado se integrarían en un solo Ministerio; y que este Ministerio estaría encabezado por M. Vladimir Dekanozov…

“M Bakradze, que se dirigía a una reunión del Soviet Supremo de Georgia, dijo que… varias personas inocentes habían sido víctimas de acusaciones sin fundamento de “nacionalismo burgués” (Archivos Contemporáneos de Keesing, Volumen 9, p. 13,029).

El 16 de abril, Zarya Vostoka informó de un discurso de Bakradze en el que dijo: “Ahora se ha establecido plenamente por los órganos competentes que… el enemigo del pueblo y del Partido, el ex Ministro de Seguridad del Estado N. M. Rukhadze, había inventado una causa completamente falsa y provocadora sobre un nacionalismo inexistente cuyas víctimas fueron eminentes trabajadores de nuestra república… Rukhadze y sus cómplices han sido arrestados y serán severamente castigados“(16 de abril de 1953, citado en R Conquest, The Great Terror, Oxford University Press, 1968 , p. 145).

El 21 de abril, Vilian Zodelava, liberado de prisión, fue nombrado Primer Viceprimer Ministro y elegido miembro de la Mesa del Comité Central del Partido de Georgia:

“El Sr. Zodelava fue uno de los tres principales miembros del partido georgiano que habían sido encarcelados por cargos falsos declarados como inventados por el Sr. Rukhadze…

“Liberado de la cárcel, fue nombrado Primer Vicepresidente del Consejo de Ministros (Viceprimer Ministro –Ed.) y fue elegido miembro de la Mesa del Comité Central del Partido Comunista de Georgia ” (‘Georgiano es rehabilitado’, New York Times , 22 de abril de 1953) (Nota 8).

 

El golpe militar en Moscú (1953)

Según Bill Bland, y siendo corroborado por el curso de los acontecimientos, “a fines de junio de 1953, había quedado claro que los esfuerzos para convencer a los marxistas-leninistas de que la exculpación de los médicos había sido justificada solo había sido temporalmente exitosa. Encabezadas por Beria, las fuerzas de seguridad, bajo control marxista-leninista desde el reajuste de las carteras después de la muerte de Stalin, continuaron investigando el ‘Complot de los médicos’.

El 10 de julio de 1953, unos días después de que Beria fuera arrestado, un artículo destacado en Pravda reveló la verdadera razón de la detención de Beria, una razón no revelada en el informe de su “juicio”, a saber, que había “impedido deliberadamente” y “tratado de distorsionar” las instrucciones del Comité Central y el gobierno soviético dictadas para aclarar “ciertas acciones ilegales y arbitrarias“, una referencia obvia al “Caso de los Doctores”: “Habiendo sido encargado de cumplir ‘las Instrucciones del Comité Central del Partido y del Gobierno soviético con vistas a esclarecer ciertas acciones ilegales y arbitrarias, Beria impidió deliberadamente la implementación de estas instrucciones y, en un numero de casos, trató de distorsionarlas ”(10 de julio de 1953, citado en B. Nicolaevsky, op. cit., p. 147).

Durante varios días a fines de junio de 1953, los conspiradores revisionistas se acercaron a otros miembros destacados del Politburó con la infundada historia de que Beria era un agente de potencias imperialistas extranjeras y estaba tramando un golpe de Estado contra el liderazgo del Partido.

Las memorias de Sudoplatov y otros han dejado en claro que no hubo un complot de Beria. Una declaración de la esposa de Beria hecha cuando tenía 87 años sostenía que: “En 1953, organizaron un golpe de estado; temían que Beria se convirtiera en el sucesor de Stalin. Conocía bien a mi esposo y su personalidad. Estoy seguro de que sería lo suficientemente inteligente como para no luchar por este puesto. Era una persona racional y práctica, sabía que, después de Stalin, un georgiano no sería puesto a la cabeza del Estado. Nadie podría imaginar un resultado de los acontecimientos semejante. Lavrenti probablemente ayudaría a un hombre con derecho al cargo de jefe del partido y del estado [Malenkov]”(Nota 9).

Jruschov ha descrito cómo basó sus acusaciones contra Beria en cargos sin fundamento formulados en un Pleno del Comité Central en febrero de 1937 por el revisionista Grigory Kaminski según el cual Beria había sido un agente del Partido contrarrevolucionario Mussavat (un partido nacionalista infiltrado y derrotado por los bolcheviques). Jruschov admite, sin embargo, que:

Fácilmente podría creer que él [Beria] había sido un agente de los Mussavatistas, como había dicho Kaminski, pero los cargos de Kaminski nunca fueron adverados… Solo teníamos nuestra intuición para continuar.

“Me llevé a Malenkov a un lado y dije: … ‘Seguramente debes ver que la posición de Beria tiene un carácter antipartido. No debemos aceptar lo que está haciendo…’ Malenkov finalmente estuvo de acuerdo. Estaba sorprendido y encantado… El camarada Malenkov y yo acordamos que debería hablar con el camarada Molotov… Le dije a Molotov qué tipo de persona era Beria y qué tipo de peligro amenazaba al Partido si no frustrábamos sus planes contra la dirección del Partido. Anteriormente le había dicho que Beria ya había puesto en marcha su plan para agravar las tensiones nacionalistas en las Repúblicas… Le dije:… “¿Crees que quizás deberíamos detenerlo para que lo investiguen?” Dije ‘detener’ en lugar de ‘arrestar’ porque todavía no había cargos criminales contra Beria… Molotov y yo estuvimos de acuerdo y nos separamos” (Op. cit. , pp. 330, 331, 332, 333).

La guardia del Presidium le era obediente [a Beria]. Por lo tanto, decidimos solicitar la ayuda de los militares” (Ibíd. , pp. 335-336).

Primero, confiamos la detención de Beria al camarada Moskalenko, el comandante de la defensa aérea y cinco generales. Ésta fue mi idea. Luego, en la víspera de la sesión, Malenkov amplió nuestro círculo para incluir al mariscal Zhúkov y algunos otros. Eso significaba once mariscales y generales en total. En aquellos días, todo el personal militar tenía que revisar sus armas cuando entraban al Kremlin, por lo que el camarada Bulganin recibió instrucciones de asegurarse que a los generales se les permitía traer sus armas con ellos. Organizamos que el grupo de Moskalenko esperara en una habitación separada a ser llamado mientras se realizaba la sesión. Cuando Malenkov dio una señal, debían entrar en la sala donde nos reuníamos y detener a Beria ”(Ibíd., pp. 335-336).

Estaba fijado que el golpe tuviera lugar durante una reunión conjunta del Presidium del Comité Central del Partido y del Presidium del Consejo de Ministros el 24 de junio de 1953. En esta reunión, Jruschov recordó a los presentes -incluidos los crédulos marxistas-leninistas, en palabras de Bill Bland- los cargos formulados por Kaminski en 1937:

Recordé el Pleno del Comité Central de febrero de 1937 en el que la camarada Grisha Kaminski había acusado a Beria de haber trabajado para el servicio de contrainteligencia mussavatista, y por lo tanto para el servicio de inteligencia inglés, cuando era secretario de la organización del partido Bakú” (Ibíd., p. 339).

Después del discurso final, la sesión quedó suspendida. Hubo una larga pausa. Vi que estábamos en una situación problemática, así que pedí al camarada Malenkov la palabra para proponer una moción. Como habíamos acordado de antemano, propuse que el Presidium del Comité Central liberara a Beria de sus obligaciones… Malenkov todavía estaba en estado de pánico. Tal como recuerdo, ni siquiera sometió mi moción a votación. Presionó un botón secreto que dio la señal a los generales que esperaban en la habitación contigua. Zhúkov fue el primero en aparecer. Entonces entraron Moskalenko y los demás. Malenkov dijo con voz débil al camarada Zhúkov: “Como presidente del Consejo de Ministros de la URSS, solicito que detengan a Beria mientras se investigan los cargos formulados contra él”.

“’¡Manos arriba!’, ordenó Zhúkov a Beria.

“Moskalenko y los demás desabrocharon sus fundas por si Beria intentaba algo… Lo registramos más tarde y descubrimos que no llevaba arma…

“Beria fue puesto inmediatamente bajo vigilancia armada en el edificio del Consejo de Ministros al lado de la oficina de Malenkov…” (Ibíd., pp. 337-338).

Entre los arrestados con Beria, estaban Vladimir Dekanozov, Vsevolod Merkulov, Bogdan Kobulov, Serguéi Goglidze, Pavel Meshik y Lev Vlodzirmirsky, todos marxistas-leninistas que tenían una estrecha conexión con las fuerzas de seguridad del estado.

El 14 de julio de 1953, poco después del “arresto” de Beria el 26 de junio, los conspiradores revisionistas se movieron para llevar a cabo un golpe militar en Georgia con el fin de revertir los cambios realizados en abril de 1953 y restaurar la situación que existía antes de esta fecha: situación de dominación revisionista provocada por la finta de 1951-52. Los líderes del golpe, que se llevó a cabo en una reunión conjunta del Comité Central del Partido Comunista de Georgia y del Comité de la Ciudad de Tiflis, fueron dos oficiales militares: el general Aleksei Antonov y el mayor general Pavel Efimov:

A. I. Antonov, general del ejército, comandante del distrito militar transcaucasiano y, según se dice, un amigo de Zhúkov… se puso en acción poco después de que se anunciara el arresto de Beria desde Moscú. Asistió a una sesión plenaria conjunta del Comité Central del Partido en Georgia y del Comité del Partido de Tiflis con un compañero oficial, el mayor general P. I. Efimov. Este último… fue elegido miembro de la Mesa del Comité Central. Otros oficiales del ejército se hicieron cargo de importantes cargos en el aparato del gobierno y del partido” (J. Ducoli, ‘The Georgian Purges (1951-53)’, en Caucasian Review , Volumen 6 (1958), p. 58).

 

El ‘juicio’ de Beria (1953)

El ‘juicio’ de Lavrenti Beria y seis de sus compañeros marxistas-leninistas vinculados a las fuerzas de seguridad tuvo lugar en la Corte Suprema de la URSS los días 18 a 23 de diciembre de 1953.

Además, los revisionistas designaron especialmente a un nuevo Fiscal del Estado, el jurista ucraniano Roman Rudenko, quien luego siguió ocupando el cargo hasta su muerte en la década de 1980:

No teníamos confianza en… el Fiscal del Estado… así que lo echamos y lo reemplazamos por el camarada Rudenko” (Jruschov, op. cit ., p. 339).

El Fiscal del Estado había sido Grigory Safonov, quien, como Rudenko, había actuado para la URSS en Nuremberg bajo la dirección de Andréi Vyshinsky. Vyshinksy después de los juicios de Moscú de la década de 1930 había sido vicepresidente del Consejo de Comisarios del Pueblo con la supervisión del trabajo del NKVD (Vyshinsky murió repentina e inesperadamente en 1954). El fiscal adjunto había sido Safonov. En comparación, Rudenko había sido fiscal en Ucrania, donde junto con Jruschov había sido responsable de las represiones del NKVD bajo Yezhov, represiones que se detuvieron después de 1938 con la llegada de Beria.

Después de que Rudenko terminara de luchar por la penas de muerte para Beria y sus camaradas, encabezó la Comisión para reevaluar los casos de los acusados ​​de crímenes contrarrevolucionarios. También participó en la Comisión Pospelov que trabajó para Nikita Jruschov mientras preparaba su infame Discurso Secreto para el XX Congreso del Partido en 1956.

Los juzgados por Rudenko junto a Beria fueron:

Vladimir Dekanozov, recientemente Ministro de Asuntos Interiores de Georgia;

Serguéi Goglidze, ex Comisario del Pueblo de Georgia para Asuntos Internos, y recientemente funcionario del Ministerio del Interior de la URSS;

Bogdan Kobulov, excomisario adjunto de asuntos internos de Georgia;

Vsevolod Merkulov, ex Ministro de Seguridad del Estado de la URSS, recientemente Ministro de Control del Estado de la URSS;

Pavel Meshik, ex funcionario del Ministerio del Interior de la URSS, recientemente Ministro del Interior de Ucrania; y

Lev Vlodzimirsky, ex jefe de la Sección del Ministerio del Interior de la URSS para investigar casos especialmente importantes.

El juez que presidió el ‘juicio’ fue el mariscal Ivan Konev, sobre cuyo nombramiento el New York Times comentó: “El papel del mariscal Ivan Konev como presidente del tribunal … parece ser la indicación más clara hasta la fecha del poder político enormemente acrecentado que ahora aparentemente es ejercido por los más altos jefes militares soviéticos” (Harry Schwartz,”El juicio de Beria muestra el papel creciente del ejército”, 24 de diciembre de 1953).

Al final del “juicio” de Beria, todos los acusados ​​fueron fusilados. Al igual que con la muerte de Stalin, la naturaleza exacta de los eventos sigue siendo discutida con frecuencia, especialmente en Rusia, donde un reciente programa de televisión respalda las acusaciones del hijo de Beria, de que tal arresto no se llevó a cabo como lo describe Jruschov, sino que Beria fue apresado por sorpresa y ejecutado en su casa. La falta de actas del “juicio” de Beria se utiliza como prueba adicional.

 

El ‘juicio’ de Abakumov (1954)

Del 14 al 17 de diciembre de 1954, el ex ministro marxista-leninista de Seguridad del Estado, Viktor Abakumov, fue juzgado en Leningrado ante el Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS, presidido por el teniente coronel E. L. Zeidin. Junto con Abakumov, como coacusados, comparecieron A. G. Leonov, ex director de la División de Investigación de MGB para Casos Especialmente Importantes; V. I. Komarov y M. T. Lijachov, ex vicepresidentes de la División de Investigación de Casos Especialmente Importantes; I. A. Chernov y I. M. Broverman, ex miembros del Ministerio de Seguridad del Estado de la URSS.

Los imputados ​​fueron acusados ​​de: “… cometer los mismos crímenes que Beria” (Pravda e Izvestia , 24 de diciembre de 1954 en Current Digest of the Soviet Press , Volumen 6, No. 49 (19 de enero de 1955); p. 12), mientras que Abakumov fue acusado en particular de haber “… fabricado el llamado ‘caso Leningrado’, en el que muchos funcionarios del partido y soviéticos fueron arrestados sin fundamento y acusados ​​falsamente de delitos estatales muy graves” (Ibíd. , p. 12).

Todos los acusados ​​fueron declarados culpables. Chernov fue sentenciado a 15 años en un campo de trabajos forzados, Broverman a 25 años en un campo de trabajos forzados, mientras que Abakumov, Leonov, Komarov y Lijachov fueron condenados a muerte por fusilamiento.

 

El ‘juicio’ de Ryumin

El ‘juicio’ de Ryumin duró seis días, del 2 al 7 de julio de 1953 (Nota 10):

Del 2 al 7 de julio de 1954, el Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS examinó en una sesión judicial el caso de M. D. Ryumin” (Pravda, 23 de julio de 1954, citado en R. Conquest, op. cit., P. 447 ), y el informe de los procedimientos dejó en claro que fue acusado de “fabricar” el “Caso de los médicos“:

Ryumin, durante el período de su trabajo en el puesto de Investigador Principal y luego como Jefe de la Sección de Investigación de Casos Especialmente Importantes del antiguo Ministerio de Seguridad del Estado… implicado… en práctica de falsificación de materiales de investigación, sobre la base de los cuales se diseñaron causas provocativos y se llevaron a cabo arrestos injustificados de varios ciudadanos soviéticos, incluidos trabajadores médicos prominentes” (Pravda , 23 de julio de 1954, Ibíd., p. 447).

En relación con esto, todos los declarados culpables en el asunto de Leningrado fueron rehabilitados, incluido Voznesensky. Poco tiempo después, las críticas hechas por Stalin a las ideas sostenidas por Voznesensky y otros en sus Problemas económicos del socialismo en la URSS fueron condenadas abiertamente por Jruschov y otros (quienes las habían elogiado en el Congreso), y la crítica a los Problemas económicos del socialismo en la URSS de Stalin se formalizó en el XX Congreso del Partido y en los años posteriores.

 

El ‘juicio’ Rapava-Rukhadze (1955)

En septiembre de 1955, el Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS, sesionando en Tiflis y presidido por el Teniente General Chertkev, juzgó a Avksenty Rapava (ex Comisario del Pueblo de Georgia), Nikolái Rukhadze (ex Ministro de Seguridad del Estado) y otros seis acusados, ​​anteriormente relacionados con las fuerzas de seguridad georgianas. El Fiscal fue Rudenko, quien nuevamente buscó y obtuvo la pena de muerte (Nota 11).

Los ocho acusados, por lo tanto, fueron:

  • N. M. Rukhadze – Ministro de Seguridad del Estado de la RSS de Georgia
  • A. Rapava – Ministro de Control del Estado de la RSS de Georgia
  • Sh. O. Tsereteli – Ministro del Interior de la RSS de Georgia
  • K. S. Savitsky – Asistente del Primer Viceministro de Asuntos Internos de la URSS
  • N. A. Krimyan – Ministro de Seguridad del Estado de la RSS de Armenia
  • A. S. Khazan – en 1937-1938 Jefe de la 1ª rama del STR del NKVD de Georgia, y luego asistente del jefe del STO NKVD de Georgia
  • G. I. Paramonov – Jefe Adjunto de la Unidad de Investigación de Casos Particularmente Importantes del Ministerio del Interior de la URSS, y
  • S. N. Nadaraya – Jefe de la 1ª División de la 9ª Dirección del Ministerio del Interior de la URSS

Fueron acusados ​​de “… alta traición, actos terroristas y participación en organizaciones contrarrevolucionarias“. Uno de los acusados ​​fue sentenciado a 10 años de prisión, otro a 25 años, y el resto, incluidos Rapava y Rukhadze, a muerte por fusilamiento.

 

El ‘juicio’ de Bagirov (1956)

En julio de 1953, después del “arresto” de Beria, Mir Bagirov, secretario marxista-leninista del Comité Central del Partido Comunista de Azerbaiyán, fue destituido de su cargo y, poco después, arrestado (Nota 12).

Del 12 al 26 de abril de 1956 Bagirov y cinco presuntos “cómplices” fueron juzgados por el Colegio Militar de la Corte Suprema, sesionando en Bakú y presidido por el Teniente General A. A. Cheptsov con Rudenko actuando una vez más como Fiscal del Estado por “alta traición”, comisión de actos de terrorismo y participación en una organización contrarrevolucionaria” (Bakinski Rabochi, 27 de mayo de 1956, p. 2, en Current Digest of the Soviet Press, Volumen 8, No. 21, 4 de julio de 1956, p. 12) .

Entre otros cargos, se alegó que “… Bagirov, con la ayuda de sus cómplices, enjuició y perpetró sistemáticamente ataques terroristas contra varios trabajadores prominentes del partido y soviéticos que en varias ocasiones criticaron su comportamiento antipartido y el de Beria.

“Entonces, siguiendo sus instrucciones, fueron arrestados ilegalmente y condenados con pruebas falsas: el ex presidente de la Cheka Azerbaiyana N. Rizayev; Comisarios del Pueblo de Educación de la RSS de Azerbaiyán M. Shakhbazov y M. Ju-warlinsky M; jefe de la industria del departamento de fotografía de cine Sultanov G.; jefe adjunto del departamento de Azerbaiyán NKVD Nodev O. Ya.; ex empleado de la Cheka azerbaiyana I. Shamsov; ex presidente del Comisariado del Pueblo de la República Socialista Soviética Socialista, G. Musabekov; ex vicepresidente del Consejo de comisarios del pueblo de la RSFSR Huseynov M. D.; ex Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Azerbaiyán Mirzoyan J. I.; ex presidente del comité ejecutivo del distrito de Kubán Mammadkhanov M.; ex Comisario del Pueblo de Agricultura de la República de Azerbaiyán Huseynov M.; Comisario del Pueblo de Justicia de la República de Azerbaiyán Sultanova A.; Vicecomisario de Agricultura de la República de Azerbaiyán Garin B. G.; y otros“.

Todos los acusados ​​fueron declarados culpables. Dos de los acusados ​​fueron condenados a 25 años de prisión, mientras que tres (incluido Bagirov) fueron condenados a muerte por fusilamiento.

 

Sudoplatov encarcelado en 1958

El 21 de agosto de 1953, el teniente general Sudoplatov fue arrestado. El 12 de septiembre de 1958, fue sentenciado por el Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS, en virtud del “contrarrevolucionario” párrafo “b” del artículo 58-1, a 15 años de prisión “por complicidad activa con el traidor Beria en la preparación de un golpe de estado, llevando a cabo experimentos con personas, secuestros y numerosos asesinatos”.

Sudoplatov publicó con su hijo y algunos periodistas estadounidenses un libro de memorias de gran venta a principios de la década de 1990 y en 1992 fue completamente rehabilitado por un decreto del Fiscal Militar Jefe de la Federación Rusa.

El libro de Sudoplatov es una mezcla de historias y acusaciones verdaderamente sensacionales de su tiempo trabajando en los servicios de seguridad soviéticos, y es claramente una mezcla entre hechos y ficción.

 

¿Qué lecciones para la actualidad?

La historia de la llegada al poder de Jruschov no es un asunto agradable y no me ha ha resultado placentera relatarla. En muchos sentidos, ésta es la historia de la victoria del revisionismo en la URSS, aunque llevó muchos años más liquidar el poder soviético.

Los años que rodearon la muerte de Stalin en 1953 fueron años tumultuosos que vieron una confrontación feroz entre el marxismo-leninismo y las fuerzas del revisionismo en muchos ámbitos de la vida soviética. Un estudio de éstos es importante para familiarizar a los comunistas de hoy con una historia completa de esta lucha y aprender lecciones sobre cómo realizarla.

Como siempre, un estudio exhaustivo del marxismo-leninismo es nuestra mejor arma. Conocer la historia del movimiento revolucionario proletario y conducirse sobre la base de principios firmes es crucial, pero conocer estos principios, comprenderlos, apreciar lo que es un principio y lo que es una táctica, esto solo puede ser logrado a través del estudio diligente y el cultivo de un estilo de trabajo correcto en el movimiento revolucionario.

__________________

Notas

(1) Aleksander Shcherbakov, el primer Secretario de la Unión de Escritores Soviéticos, trabajó en estrecha colaboración con Gorki. Posteriormente, miembro del CC del PCUS(b) donde dirigió el Departamento de cultura y educación, miembro candidato del Politburó, Primer Secretario Región de Moscú PCUS(b), en 1943 ascendió a Coronel General siendo también nombrado Jefe Principal de la Administración Política del Ejército Rojo. Su hermana estaba casada con A. Zhdánov.

(2) Andrei Zhdánov -veterano de la Guerra Civil, miembro del Buró Político, Secretario del CC del PCUS(b), enviado a Leningrado para reemplazar a S. Kírov después del asesinato de este último, Zhdánov era miembro del Comité del Frente de Leningrado y Secretario del partido de la región durante el asedio de 900 días. Después de la guerra, Zhdánov dirigió la lucha ideológica contra el idealismo y el revisionismo, más destacado en los campos de la literatura, el arte y la filosofía, así como en el Cominform.

(3) https://www.harpercollins.com/author/cr-102866/vladimir-naumov/

(4) http://joshuarubenstein.com/advocate-article/

(5) Pavel Sudoplatov publicó una autobiografía sobre su tiempo trabajando en el NKVD antes de cumplir 15 años de prisión como miembro de la ‘camarilla de Beria’ .

(6) https://www.prlib.ru/item/359527

(7) La filtración de información a Occidente parece haber sido una especialidad del grupo de Jruschov. Su famoso discurso secreto en el XX Congreso del Partido se filtró a través de los EE. UU. Y se jacta en sus memorias sobre las filtraciones de su departamento que llevaron al despido del Secretario de Stalin, Poskrebyshev.

(8) De Bill Bland sobre el complot de los médicos https://espressostalinist.com/2014/12/19/bill-bland-the-doctors-case-and-the-death-of-stalin/

(9) Declaración de Nino Teymurazovna Gegechkori de un artículo del periodista georgiano Teymuraz Koridze disponible en http://stalinism.ru/stalin-i-gosudarstvo/moy-muzh-lavrentiy-beriya.html y https: //s30338944285.mirtesen .ru / blog / 43117961655 / Moy-muzh-% E2% 80% 94-Lavrentiy-Beriya

(10) Una nota interesante de la presentación del camarada Bill Bland dice que “Sin embargo, algo extraño, este delito se definió como ‘… un delito previsto por el Artículo 58-7 del Código Penal de la RSFSR ‘”. ( Pravda , 23 de julio de 1954, en Ibíd ., P. 447).

¡Pero el artículo 58, párr. 7, del Código Penal de la RSFSR se refiere al sabotaje económico!

El artículo 58, párr. 7, es… irrelevante para la actividad de Ryumin en relación con el arresto de los médicos… No se puede aplicar al papel de Ryumin en el complot de los médicos” (B. Nicolaevsky, op. cit. , p. 149).

Nicolaevsky señala en explicación que la falsificación de evidencias es punible bajo el Código Penal con solo hasta cinco años de privación de libertad, mientras que el “sabotaje económico” conlleva la pena de muerte. (B. Nicolaevsky, op. Cit ., P. 149).

El tribunal “sentenció a Ryumin a la pena suprema: la muerte por fusilamiento. La sentencia se ha cumplido“. (Pravda , 23 de julio de 1954, en R. Conquest, op.cit., p. 448).

(11) http://istmat.info/node/22333 Proyecto de acusación (en ruso) del 10 de enero de 1955 por cargos de A. N. Rapava, N. M. Rukhadze, Sh. O. Tsereteli, K. S. Savitsky, N. A. Krimyan, A. S. Khazan, G. Iaramonova y S. N. Nadara

(12) http://istmat.info/node/22355 Copia del veredicto del Colegio Militar de las Fuerzas Armadas de la URSS de 26 de abril de 1956 en el caso de M. D. Bagirov, T. M. Borschev, R. A. Markaryan, X. I. Grigoryan, S. I. Atakishiev y S. F. Emelyanov

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *